Tragedia provocada por un avión de la compañía alemana Germanwings que realizaba un vuelo entre Barcelona y Düsseldorf con 150 personas a bordo se ha estrellado este Martes 24/3 en los Alpes franceses.

Todo ocurrió en 8 minutos que duró la caída del vuelo 41U9525. Los servicios de rescate hacen lo posible por llegar a la zona del accidente en los Alpes y como se aprecia en este vídeo, prácticamente, no ha quedado nada del airbus. El avión viajaba con 144 pasajeros a bordo y seis tripulantes (dos pilotos y cuatro ayudantes de cabina). Según la lista de pasajeros, 45 de las personas que viajaban en el aparato siniestrado tienen apellido español, 67 pasajeros alemanes, entre ellos 16 estudiantes que habían estado en un viaje de intercambio con familias y dos bebés entre las otras personas.



Ver Video Aquí.

Las razones de la tragedia estan incognitas. Llama la atención que los pocos datos que se conocen no señalan ninguna dificultad climática ni técnica concreta, y que los pilotos, a lo largo del descenso, en los que pasaron de volar a unos diez mil metros a apenas dos mil, no hayan enviado una alerta de ayuda.

Accidente de avión en Francia 24 de marzo

Tragedia provocada por un avión de la compañía alemana Germanwings que realizaba un vuelo entre Barcelona y Düsseldorf con 150 personas a bordo se ha estrellado este Martes 24/3 en los Alpes franceses.

Todo ocurrió en 8 minutos que duró la caída del vuelo 41U9525. Los servicios de rescate hacen lo posible por llegar a la zona del accidente en los Alpes y como se aprecia en este vídeo, prácticamente, no ha quedado nada del airbus. El avión viajaba con 144 pasajeros a bordo y seis tripulantes (dos pilotos y cuatro ayudantes de cabina). Según la lista de pasajeros, 45 de las personas que viajaban en el aparato siniestrado tienen apellido español, 67 pasajeros alemanes, entre ellos 16 estudiantes que habían estado en un viaje de intercambio con familias y dos bebés entre las otras personas.



Ver Video Aquí.

Las razones de la tragedia estan incognitas. Llama la atención que los pocos datos que se conocen no señalan ninguna dificultad climática ni técnica concreta, y que los pilotos, a lo largo del descenso, en los que pasaron de volar a unos diez mil metros a apenas dos mil, no hayan enviado una alerta de ayuda.